La prehistoria: introducción y contenidos

La región madrileña hace 500.000 años

Gracias a los yacimientos de Áridos, en Arganda del Rey, sabemos que otra especie del género Homo ya habitaba la región madrileña hace unos 500.000 años. Tras ellos dejarían su rastro otros seres humanos a lo largo de todas las etapas de nuestra prehistoria.

A partir de ese momento los valles de nuestros ríos, Manzanares y Jarama, serían escenario privilegiado de una evolución que nos llevaría hasta ser los hombres que hoy somos. Madrid se descubriría como una de las capitales paleontológicas del mundo.

En estos capítulos tratamos de unificar este lento devenir desde las últimas teorías evolutivas hasta los yacimientos más representativos, descubiertos en los cursos bajos de nuestros ríos, porque la única manera de entender quienes somos es la de conocer primero quienes éramos.

Introducción: El origen prehistórico de la región de Madrid

La prehistoria madrileña desde los valles de Manzanares y Jarama

Introducción a estos capítulos sobre la prehistoria madrileña. De los orígenes de la humanidad a la clave de nuestra supervivencia como especie. El simbolismo del H. sapiens.

La evolución humana

Los albores del género Homo. Los humanos han poblado la Tierra desde hace unos 2,5 millones de años. El género Homo se compone de un buen número de especies de humanos de las que sólo queda una no extinta, la del H. sapiens. Veamos esa evolución.

La historia geológica de Madrid. Las Terrazas del Manzanares y del Jarama

El paisaje madrileño tiene un origen geológico remoto, cuando hace 66 m.a. la Orogenia Alpina fracturó la vieja meseta castellana dando origen a la Sierra de Guadarrama y a la Cuenca de Madrid. Posteriormente la apertura al mar de esta cuenca, terminó de definir el paisaje actual. Para entonces ningún ser humano había existido sobre la Tierra. Para cuando lo hagan, dejarán su huella junto al fenómeno geológico de las Terrazas de Manzanares y Jarama, por las que Madrid goza de importancia mundial a nivel paleontológico. Mientras, los cambios climáticos y la sucesión de glaciaciones y periodos templados curtirán la historia de los primeros hombres que aquí habitaron.

Paleolítico: hace 500.000 años

Los primeros humanos de Madrid: Los yacimientos de Áridos en Arganda del Rey.

Los históricos yacimientos de Áridos en Arganda. Dos elefantes antiguos sirvieron de alimento al H. heidelbergensis a orillas del Jarama. Es el yacimiento humano más antiguo de la Comunidad de Madrid.

Las industrias líticas de las primeras especies humanas. Las herramientas de piedra.

Desde el primer momento el hombre modifica su entorno para adaptarlo a sus necesidades. Las industrias líticas surgen con la propia humanidad, cuando talla la roca para conferirle una forma útil a su necesidades. En estos capítulos repasamos las técnicas y herramientas de piedra que fueron usadas durante nuestra prehistoria.

Choppers, bifaces, raederas y una larga tipología de herramientas hechas normalmente en sílex, fueron muy comunes y abundantes en los valles del Manzanares y Jarama, al disponer del material necesario para el desarrollo de esta tecnología.

Paleolítico: hace 300.000 años

El elefante de Transfesa. Un descubrimiento en el VillaVerde Bajo de los años 50.

En los años 50, durante unos trabajos de explanación en la empresa Transfesa, aparecen unas grandes defensas de un tipo de animal nunca visto en nuestro país.

Se trataría de dos elefantes, encontrados en VillaVerde Bajo, muy cerca del río Manazanares. La noticia fue portada de los noticiarios de una España gris, que todavía escribía su historia en un solo color.

Los primeros talleres de sílex: Charco Hondo de Vicálvaro y El Quemadero de Rivas.

El interfluvio entre los ríos Manzanares y Jarama ha sido uno de los más importantes lugares para la extracción del sílex del Paleolítico. Los yacimientos de “Charco Hondo” en Vicálvaro y “El Quemadero” en Rivas-Vaciamadrid, son dos buenos ejemplos de ello.

Fauna de otros tiempos: yacimientos de la Salmedina y Preresa.

La fauna que poblaba los ríos madrileños en el Paleolítico poco o nada tenía que ver con la que acostumbramos a ver ahora. Mamuts, rinocerontes lanudos y elefantes fueron llamativos ejemplos de como la evolución adaptaba a las especies conforme se producían los abruptos cambios climáticos de las glaciaciones e interglaciaciones cuaternarias.

Paleolítico: hace 230.000 años

Neandertales: el último hombre europeo.

Antes de la llegada a Europa del Homo sapiens, los neandertales eran los dueños de la parte del mundo que hoy habitamos. Los restos de los elefantes de Arganda fueron dejados ahí por el Homo heidelbergensis, el antecesor del Neandertal.

Recientemente hemos descubierto que podrían ser sucesores del linaje del Homo antecessor, encontrado en Atapuerca. Las razones de la extinción de esta especie humana sigue siendo hoy un misterio.

Mesolítico: hace 10.000 años

Neolítico: el gran cambio de la humanidad.

La edad de la “piedra nueva” supone el mayor cambio de la humanidad en su historia, y pone punto final al más largo de todos sus periodos: el Paleolítico.

El ser humano descubrirá la agricultura y la ganadería, sucediéndose desde entonces una larga transformación social que convertirá al hombre en su propio productor. La cerámica, descubierta en los comienzos de este periodo, será testigo desde entonces de la práctica totalidad de la historia humana.

La Deseada de Rivas: el primer neolítico madrileño.

Durante la prolongación de la línea 9 de Metro por Rivas-Vaciamadrid, se descubren los restos de varias cabañas y pozos de almacenaje para el cereal. Marcan un punto y aparte del hombre que habitó nuestra región y suponen el comienzo de las nuevas costumbres neolíticas.

Sin ser un yacimiento espectacular, si es excepcional, puesto que la región madrileña tiene una marcada escasez de yacimientos neolíticos tempranos.

Neolítico: hace 7.000 años

Casa Montero: la primera mina de sílex neolítico estaba en Vicálvaro.

Cuando avanzaban las obras de la M50 entre Vicálvaro y Rivas-Vaciamadrid, un yacimiento neolítico obligaba a parar las obras primero y a cambiar el trazado después de esta carretera de circunvalación. La importancia del hallazgo obligaba. Se trataba de la mina de sílex neolítico más antigua de la Península y la segunda más antigua de Europa.

Las Edades de los Metales: hace 2.000 años

La cerámica Campaniforme y la llegada de los metales.

Este tipo de cerámica está asociado a la llegada de los metales y a un cambio cultural que ya sería la antesala de la Historia. Primero el cobre y luego los más duros bronce y hierro, significarían nuevas herramientas y nuevas armas que cambiarían el mundo conocido.

La llegada de la Historia: 179 a.C.

Carpetanos.

La tribu carpetana, que habitó el centro peninsular en las actuales provincias de Madrid, Toledo, Cuenca y Guadalajara, será el rompeolas de nuestra prehistoria. Este pueblo, cruce de caminos entre las diferentes culturas de la Península, serán finalmente absorbidos por los romanos. En nuestro entorno destacan los yacimientos de La Gavia (Vallecas) y Miralrío (Rivas-Vaciamadrid).