El Alfoz de Alcalá y el Sexmo del Tajuña

Como ya anunciábamos en trabajos anteriores, origen a una serie de itinerarios que seguimos a lo largo de la Raya medieval entre Madrid y Segovia, trazada por el rey Fernando III (1239): Entre los Concejos de Alcalá y Segovia existió una pugna histórica por la posesión de lo que se ha venido llamando Sexmo del Tajuña, -conjunto de[…]

La raya medieval entre los Espartales y la Torre Rubia

Tramo final del amojonamiento de Fernando III (1239) Con este artículo culminamos el recorrido hecho a lo largo del lindero medieval entre la Tierra de Madrid y la Tierra de Segovia, desde los confines de Yeles y Torrejón de Velasco hasta el río Jarama, entre San Martín de la Vega y Rivas. La Raya medieval,[…]

La raya medieval madrileña de 1239, entre Atalaya de Yeles y Cabeza de Arlot

En este artículo se analiza un nuevo tramo de la linde descrita por el Privilegio Real de 1239, suscrito por Fernando III. Se inicia en el Mojón 1º, “cerca de la Atalaya assomante de Jeles”, y culmina en el Mojón 11º, “en la Cabeça de Arlot”.

La Raya medieval de Pinto en el S. XIII según el Privilegio Real de Fernando III (1239)

Siguiendo la Raya casi rectilínea, desde los confines de Valdemoro con Pinto, ya descrita en crónica anterior; comenzamos nuestro paseo en El Riscal, replanteando el MOJÓN 26 (40º 14.973’-3º 38.065’), algo más arriba del mojón moderno; en el cruce de rasantes, a la vera del camino, Carrera de Valdeoreja, que discurre con la linde.

De la Carrera de Mata Mediana a el Riscal

Continuando la tarea emprendida en cuanto a localización y ubicación de los mojones del lindero medieval 1239 entre madrileños y segovianos tras la conquista de Toledo, vamos a recorrer un nuevo tramo: el comprendido entre la Carrera de Mata Mediana y El Riscal.

Apuntes para la historia del Real Sitio de Gózquez

El Real Sitio de Gózquez ha ido guardando las huellas de aquellos que fueron sus constructores y moradores. Hoy es apenas un paraje casi abandonado, perteneciente al término de San Martín de la Vega, y en el que aún pueden oirse los pasos de la historia en sus calles vacías.