El Tren de Arganda: de la máquina de vapor al Metro de Madrid

Diferentes momentos históricos del Tren de Arganda

Diferentes momentos históricos del Tren de Arganda

Durante finales del siglo XIX y principios del XX un medio de transporte irrumpía en España. El ferro-carril revolucionaba economía y costumbres de los lugares por los que pasaba, hasta el punto de formar estampa inseparable de ellos, el silbido o la chimenea humeante.

El Tren de Arganda fue uno de esos pioneros que empezaron a escribir la historia del ferrocarril en España, dejando su impronta en varios municipios madrileños e incluso alcarreños. Hoy, transmutado en la Línea 9 de Metro o TFM, subsiste un pequeño recorrido de su antigua traza, entre Vicálvaro, Rivas-Vaciamadrid y Arganda del Rey.

Desde el GIPL hemos querido reunir esta historia bajo un extenso capítulo de nuestra página web, cuyos enlaces encontraréis al final de esta presentación. En él encontraremos mapas y fotografías de un tiempo que quiso correr aprisa tras el progreso, pero que acabó en cierta forma congelado por la simplicidad de los lugares que atravesó.

Y es que tal vez, como casi siempre, el saber popular nos advierte del final de esta historia, la del Tren de Arganda, el que pita más que anda. Y nunca mejor dicho.

Recreación histórica que sobre el Tren de Arganda realiza la Asociación Vapor Madrid

Recreación histórica que sobre el Tren de Arganda realiza la Asociación Vapor Madrid

El Tren de Arganda fue un tren de vía estrecha, modesto, pero que en alarde de valor llegó a atravesar toda la geografía madrileña y buena parte de la de Guadalajara, quedando finalmente exhausto a las puertas de Aragón.

Año 1920. Las vías cerca de Arganda en la Yesería de Salinas en un entorno profundamente rural.

Año 1920. Las vías cerca de Arganda en la Yesería de Salinas en un entorno profundamente rural. Fuente: Ayuntamiento de Arganda del Rey.

El Tren de Arganda, que el saber popular decía que pitaba más que andaba, sufrió todos los avatares de la historia del ferrocarril español. La mala explotación o las decisiones de inversión equivocadas lo llevaron a la quiebra un par de veces, siendo innumerables sus constantes dificultades económicas, mientras su recorrido se alargaba o se encogía como una goma.

Supo adaptarse a la moderna competencia de la carretera pero al final debió rendirse ante la evidencia, suspender el servicio de viajeros y dedicarse en exclusiva a ser un tren puramente industrial, con un trayecto corto y recortado. Entre medias una Guerra Civil del que fue primera linea de Batalla a orillas del Jarama y una posguerra de racionamiento y de vuelta al carbón.

Saliendo de Vicálvaro, probablemente años 70. Autor: Jordi Valero.

Saliendo de Vicálvaro, probablemente años 70. Autor: Jordi Valero.

Durante los años 70 se produce un resurgir de los transportes ferroviarios que continúa hoy. La excesiva dependencia petrolífera de las sociedades desarrolladas motiva la búsqueda de transportes públicos alternativos. Renacen tranvías y se innova especialmente en líneas interurbanas, apareciendo el concepto de tren ligero, más sencillo y barato de operar.

Locomotora Alsthom, previas a las General Electric, arrastrando un convoy a principios de los 70.

Locomotora Alsthom, previas a las General Electric, arrastrando un convoy a principios de los 70.

La antigua línea del Tren de Arganda está prestando servicio en aquellos años a la cementera Portland Valderribas de Vicálvaro, cubriendo la distancia entre este barrio madrileño y las canteras de Morata de Tajuña, atravesando los por aquel entonces modestos municipios de Rivas-Vaciamadrid y Arganda del Rey.

La Línea 9 de Metro, explotada por la empresa privada privada Transportes Ferroviarios de Madrid (TFM) usa ahora

La Línea 9 de Metro, explotada por la empresa privada Transportes Ferroviarios de Madrid (TFM), usa ahora buena parte de la antigua traza del Tren de Arganda.

España vive un buen momento económico y decisiones políticas equivocadas deciden transformar prematuramente el antiguo Tren de Arganda en una extensión de la Línea 9 de Metro de Madrid explotada en régimen de concesión administrativa por la empresa privada Transportes Ferroviarios de Madrid (TFM).

Esta última transformación del Tren de Arganda en un mal llamado metro ligero, abordando de nuevo el transporte de personas, no estuvo exenta de problemas y escándalos, resultando finalmente poco atractiva para el viajero y funcionando con las frecuencias más bajas de toda la red. La historia del Tren de Arganda tiene mucho de tropezar varias veces en las mismas piedras.

Os dejamos con los capítulos de esta historia, la del Tren de Arganda, Tren del Tajuña, Ferrocarril de Madrid a Aragón, o TFM, según su convulso  momento histórico.

Los ferrocarriles en torno a las cuencas bajas de los ríos Manzanares y Jarama.
El Tren de Arganda: de la máquina de vapor al Metro del TFM.

 

4 thoughts on “El Tren de Arganda: de la máquina de vapor al Metro de Madrid

  • Este tren, es el ÚNICO que queda en España con verdadera máquina de vapor.
    todos los que presumen ser de vapor han sido transformados: son diesel….

    pero además, el Tren de Arganda, subsiste gracias al interés particular de unos enamorados de ese tren que utilizan recursos particulares, y no cuentan con ninguna subvención.

    además esos personajes, aún tienen tiempo y recursos para recuperar vagones antiguos que están en chatarrerías listos para el desguace…

    ¡que pena! … ¡el patrimonio industrial de ESPAÑA se destruye y a nadie le interesa!

  • Soy argandeño y en mi niñez y adolescencia siempre he sentido admiración por el tren de Arganda y este año cuando llegue la época de excursiones bajare con mi esposa para hacer una excursión.
    Me gustaría saber cuando comienzan a funcionar. Gracias.

¿Quieres dejarnos tu opinión?

Introduce tus datos. Tu email nunca se mostrará. Los campos marcados con * son necesarios.