El Puente de San Martín de la Vega

puente de san martín de la vega

El puente de San Martín de la Vega, en la actualidad

La Brigada del Coronel Asensio ocupa San Martín de la Vega el 11 de febrero a primera hora de la mañana apenas sin resistencia, puesto que las unidades republicanas que lo defendían habían sido diezmadas en jornadas previas. El objetivo marcado a esta brigada para el cruce del Jarama es el puente de San Martín. El río viene en esta época del año con mucho caudal por lo que resulta muy difícil vadearlo. La 17 Brigada Mixta, republicana, tiene encomendada la custodia del puente. Al igual que en el Pindoque se comete un grave error. La fuerza allí destacada, se ha atrincherado en la orilla izquierda del puente, dejando a merced de los sublevados la orilla derecha.+

El día 11, por la mañana, cuando en el área del Pindoque, recién tomado a medianoche, Barrón organiza el paso de su Brigada y el avance rápido hacia el Vértice Pajares que a las 10 de la mañana encabezará el Capitán Millana con un Escuadrón de Caballería; río abajo, se envía en misión de exploración sobre el Puente de San Martín, un “negrillo”, carro blindado alemán Panzer I. Pronto sus guardianes desatan un tiroteo con las ametralladoras apostadas en las trincheras excavadas a ambos lados de la carretera, que a partir de aquí conduce al pueblo de Morata y a Arganda.

Llegan incluso a provocar la voladura del tablero, pero están las cargas tan mal dispuestas, que solo logran hacer un gran hueco en la mitad del mismo. El ¨negrillo¨ desafiando la lluvia de balas que le lanzan, se aproxima al agujero y comprueba que sigue siendo posible el paso entre el pretil y el boquete abierto por la voladura. Se retira a comentar con los cuadros estas observaciones.

Esa noche se repite la maniobra del día anterior en el Pindoque. Río arriba, una sección de tropas moras del 3º Tabor de Regulares de Tetuán, cruza sigilosamente a la orilla contraria y cae sobre los centinelas, degollándolos. Luego, se desata un violento combate que acaba con la sección de la 17 Brigada Mixta allí destacada.

 

Falta tiempo para que los componentes de la Brigada de Asensio se lancen a cruzar el puente a la carrera y a crear una cabeza de puente a partir de la cual parten hacia su derecha, en busca de las rutas de ascenso a la altiplanicie, como es el  Barranco de la Marañosa.

Por aquí llegan hasta el macizo del Pingarrón y se distribuyen en el entorno de este Vértice tal y como se ha previsto en el plan de ataque de esta unidad de combate. El Puesto de Mando quedará instalado en la Peña de Romo, promontorio del macizo, más cercano a la vega fluvial. A pie de monte de esos cantiles, se trazará una pista de guerra, aún en uso al día de hoy, por la que se avituallaban estas fuerzas.

 

Mientras tanto, la concentración republicana se hacía con lentitud. El día 11 de febrero, en un frente de 42 kilómetros -de Villaverde hasta Aranjuez-, teníamos ocho brigadas y tres de reserva. Mientras, el enemigo tenía ya en la orilla izquierda del río una plaza de armas de unos 10 kilómetros de profundidad con dos puentes fijos y uno de pontones sobre el Jarama que aseguraban completamente el paso de considerables fuerzas y su despliegue en la orilla Este. Con una agrupación formada por unos 15.000 hombres, con 80 piezas de artillería y 50 tanques, el día 13 de febrero por la mañana inició el enemigo la segunda fase de la ofensiva.Closing Quote

Enrique Líster Forján – Jefe de la 11 División

mapa batalla del jarama

El segundo cerrojo del Jarama es saltado por las tropas de Asensio, que se colocan a la derecha de las de Sáenz de Buruaga y Barrón

El puente de San Martín después de la Batalla del Jarama

puente de san martín de la vega

Puente de San Martín de la Vega justo tras su inauguración en 1935, muy poco antes del inicio de la Guerra Civil Española

El puente de San Martín de la Vega fue inaugurado un año antes de la Guerra Civil Española. Tras el conflicto, ya reparado, se utilizó hasta el año 1947, cuando una fuerte avenida de agua lo dañó arrastrando un pilar y quedando el tablero caído, como puede verse en la actualidad.

La riada de 1947 fue tan violenta que cambio el curso del Jarama, dejando en seco el cauce del puente, que hoy puede ser visitado y en el que aún se aprecian algunas de las marcas de los enfrentamientos entre las fuerzas marroquíes y los milicianos de la 17ª Brigada Mixta.