La caída de Coberteras y del Espolón de Vaciamadrid

batalla del jarama desde coberteras

Tomando las alturas de Coberteras, los nacionalistas aseguraban las mejores butacas para el acto central de la Batalla del Jarama (en la foto)

Varela se desplaza al frente de la Batalla del Jarama para dirigir personalmente las operaciones que tendrán como objetivo tomar las alturas que dominan la confluencia de los ríos Manzanares y Jarama.

Durante la jornada del 8 de febrero las tropas de Rada y los Panzer de Barrón, bajo una intensísima lluvia, se encuentran en los cortados de la Marañosa con la 19 Brigada Mixta que allí permanecía.

Tras una dura preparación artillera, la infantería y los carros de combate nacionalistas tomaron, en contra de la enconada resistencia que se vivió en las jornadas anteriores, el vértice Coberteras y después, tras la retirada de las unidades republicanas, los nacionalistas alcanzan el Espolón de Vaciamadrid, no sin violentos combates.

Para ablandar la resistencia republicana, los nacionalistas se ven obligados a emplearse a fondo con la artillería, bombardeando violentamente las alturas de Coberteras. Llegan a llamar “Loma Artillera” justo al cerro anterior.

Cuando dimos el asalto, las ametralladoras y fusiles ametralladoras de los rojos tiraban que era un primor y las trincheras estaban llenas de tíos. Nosotros caíamos como chinches […]
Cuando seguíamos avanzando hacia el vértice de Coberteras, los rojos hicieron un esfuerzo y saliendo por un barranco intentaron filtrarse a retaguardia del tabor […]
Yo creo que nuestro objetivo era sólo Coberteras. Acaso me equivoque, pero en cuanto vimos que los rojos chaqueteaban, seguimos avanzando seis kilómetros y llegamos al Espolón de Vaciamadrid.Closing Quote

JM Gárate Córdova

A partir de ese momento, las tropas rebeldes tendrán a tiro de fusil la carretera de Valencia, por lo que queda inmediatamente intransitable. El mando republicano tiene que desviar el tráfico por carreteras secundarias y evitar así que Madrid quede huérfano de su principal vía de suministro.

Por la carretera se hallan dispersos automóviles despanzurrados, cables telegráficos rotos por los obuses […] Las balas han empezado a chascar la carretera, pero tontamente, con retraso, sólo una a resonado en la caja de nuestro Buick […] No podía ser de otro modo. Los fascistas baten la carretera hace ya una semana y no esperaban que hubiera tontos para pasar en coche por aquí […] Nos hemos lanzado como una bala por el puente de Arganda, allí han corrido a nuestro encuentro los franceses de la Doce Brigada […] Lukács me ha echado un rapapolvo. Me ha amenzado con dejarme sin comer por intento de suicidio.Closing Quote

Mijail Koltsov – 16 de febrero de 1.937

Los republicanos no cejan en recuperar la posición, y ese mismo día un proyectil de artillería cae sobre La Marañosa causando 26 muertos en un solo lanzamiento. Los cerros de Coberteras son bombardeados de manera constante. Los obuses vienen de la artillería emplazada al otro lado del Manzanares, en el Cerro Redondo y Cumbres.

El día 9, con las Brigadas 1ª y 9ª se crea la 11 División y, en la noche del 12 al 13, recibo la orden de trasladarme al Jarama con la 1ª Brigada dejando la 9ª en la región de VillaVerde-Entrevías para participar en la operación de la Marañosa.Closing QuoteEnrique Líster Forján – Jefe de la 11 División

vertice coberteras

Vértice Coberteras. Miembros del GIPL lo alcanzan en ruta privada

El día 9 de febrero, ante el grave cariz que están tomando los acontecimientos, el mando republicano decide enviar las primeras unidades experimentadas a la zona. Enrique Líster, una de las grandes figuras en la defensa de Madrid, acababa de ser nombrado jefe de la recién creada 11ª División, que agrupaba a la 1ª y la 9ª Brigada Mixta.

En un duro contraataque –el primero republicano en la Batalla del Jarama- y contra unas posiciones con alta ventaja defensiva, la 1ª Brigada Mixta de Líster recupera el Espolón de Vaciamadrid –o eso declara el comandante- hecho por el cuál es felicitado por Pozas. La conquista, aunque menor, supone la primera victoria gubernamental en la Batalla del Jarama, que además es protagonizada por tropas con experiencia.

Aunque este conquista es muy discutida por diferentes historiadores, la felicitación de Pozas no deja mucho lugar a dudas, sin embargo Líster pudo exagerar su ataque. Otro hecho, que quizá sea el que ocasione la confusión, es que el día 10 o el 11, la 19ª Brigada lo vuelva a perder, dejándolo en manos nacionalistas hasta la gran ofensiva del día 17, que será recuperado parcialmente por los republicanos, como veremos más adelante.

El parón parcial de los días 9 y 10

mapa batalla del jarama

Toma de Coberteras y del Espolón de Vaciamadrid los días 8 y 9 de febrero de 1.937

Aunque el 9 se tomara únicamente el espolón de Vaciamadrid, el día 10 las lluvias continúan, y la Batalla del Jamara sufre un parón que es aprovechado por ambos bandos para reorganizarse. Con la orilla derecha del Jarama totalmente perdida ya para los gubernamentales, urge conservar los puentes para evitar el paso del enemigo. Tres eran tales puentes, si exceptuamos el de Casa Eulogio sobre el Manzanares, protagonistas en la batalla. De Sur a Norte:

  • Puente de Titulcia, al que acude al 17ª Brigada Mixta.
  • Puente de San Martín, al que acude también la 17ª Brigada.
  • Puente del Pindoque, al que acude la XII Brigada Internacional.
  • Puente de Arganda, al que también acude la XII Brigada Internacional.

Salvo el del Pindoque todos eran puentes de carretera, más útiles para el avance de tropas, mientras que éste, de ferrocarril, era más estrecho e incomodo para el trasiego de vehículos y caballería. Todos ellos marcarán una nueva fase en la Batalla del Jarama.

El parón nacionalista de su propia ofensiva dio una oportunidad única al mando republicano que, consciente de la gravedad por la calidad y cantidad de tropas invertidas en la ofensiva rebelde, inició la concentración de las propias al otro lado del Jarama, atrayendo hacia un frente que ya empezaba a dibujarse, los tanques y aviones soviéticos que no tardarían en desnivelar el enfrentamiento.