El ataque republicano a la Marañosa, Coberteras, Vaciamadrid

espolón de vaciamadrid

El espolón de Vaciamadrid en la actualidad. Finalmente los republicanos recuperarían la mismísima punta del peñasco

Del 17 al 21 de febrero los republicanos pasan al ataque en el flanco izquierdo de los nacionalistas, defendido por la brigada de Rada.

El encargado de asestar este golpe, que trataría de capturar la fábrica de la Marañosa y elvértice Coberteras, sería Juan Modesto, quien instalara su puesto de mando en Cerro Gordo. Para ello utilizaría sus brigadas 10ª (El Campesino) y 19ª, de la Agrupación Norte, más un batallón de la 1ª Brigada Mixta (Líster). La 10ª pasaría al ataque contra la Marañosa, dejando en su flanco izquierdo al batallón de la 1ª. La 19ª atacaría el espolón de Vaciamadrid. El objetivo era anular la fenomenal posición artillera que salvaba la cara a las fuerzas nacionalistas en la bolsa del Jarama.

Al comenzar estos combates, la zona entre el río Manzanares y las posiciones nacionalistas de la Marañosa, una amplia vaguada dominada por las armas de las fuerzas rebeldes, era zona de nadie.

nido de ametralladora en la marañosa

Nido de ametralladora a barbeta nacionalista. Vértice Coberteras.

El ataque republicano combinado: Marañosa – Coberteras- Espolón de Vaciamadrid

vértice coberteras

Vértice Coberteras

Al amanecer del día 17 los republicanos cruzan el río haciendo gala de gran número de efectivos. Las fuerzas que ejecutarían el ataque a la Marañosa pasan el Manzanares por el vado de La Torrecilla –en donde existía un puente- y por detrás de la Casa de la Aldehuela, donde previsiblemente habían instalado un puente de pontones.

El ataque al espolón de Vaciamadrid debió cruzar el río a la altura del puente de Casa Eulogio, donde después quedarían instalados otros cuatro puentes. El original se encuentra en la actualidad reconstruido, con su único tramo en el lecho del río, probablemente dinamitado por las tropas republicanas cuando Coberteras fuera tomado por los nacionalistas en las primeras jornadas.

A favor de los republicanos juega la gran acumulación de tropas que se han podido permitir, que además cuentan con los tanques T-26, que también cruzan el río. A favor de los nacionalistas está su posición, claramente ventajosa para la defensa y que además se encontraba en estado de fortificación.

Del lado nacionalista, en la Marañosa y sus alturas, se encuentra el Tercio del Alcázar, en Coberteras el batallón A de Cazadores de Melilla y en el espolón la 7ª Bandera de la Legión.

A partir de ese día y hasta el 21 se viven combates de inusitada violencia junto al Manzanares. Los ataques se caracterizan por fuertes preparaciones artilleras que doblegan la resistencia de los nacionalistas, y avances republicanos sobre terreno descubierto que provocan gran número de bajas entre las tropas leales. La estrategia de los republicanos parece se basó en ataques frontales contra posiciones claramente ventajosas, haciendo uso de grandes andanadas de infantería contra ellas que, en algunos casos, fueron acompañadas de tanques. La estrategia, simple en su concepción, esperaba que la mera superioridad numérica bastara para colapsar las defensas enemigas. Pero frente a los republicanos había soldados profesionales y tal colapso no se produjo, al menos completamente.

Los ataques desde La Aldehuela a la Marañosa

mapa batalla jarama aldehuela

Mapa del dispositivo republicano de la Aldehuela, desde donde se lanzan los ataques contra la Marañosa, con levísimos avances

En la Aldehuela los republicanos plantan su base de partida para las acciones contra la Marañosa. Los olivares frente a este antiguo monasterio de la orden de Trapa, les sirven para instalar morteros, ocultar a los tanques y como último refugio de la infantería, que tiene que recorrer el último kilómetro bajo el fuego enemigo antes de asaltar las trincheras de vanguardia de La Marañosa.

A los nacionalistas les ayuda sobremanera la artillería de La Marañosa, la de Getafe y la de Cabeza Fuerte, pero aún así los republicanos avanzan y a punto están de tomar las posiciones rebeldes. En un penoso avance a través de las faldas de La Marañosa, atacan y retroceden por el camino Viejo de Chinchón, a través del Barranco de Filipinas, donde finalmente encuentran unas lomas bajas que fortifican. Las trincheras de la Marañosa estaban a tiro de piedra.

El asalto final se produce el día 21. Los republicanos han logrado salvar la distancia a descubierto y ahora se preparan para el asalto desde el otro lado del Barranco de Filipinas, un vallecillo subsidiario del arroyo Culebro. Tan sólo les separan 300 metros del objetivo y son muy superiores en número, pero al poco de iniciar el asalto Varela moviliza todas sus reservas móviles, y un grupo de 16 Panzer cruzan rápidamente la carretera de San Martín de la Vega e irrumpen en la escena por la retaguardia del avance republicano. Estos últimos, cogidos entre dos fuegos, no tienen más remedio que retroceder. Muchos de ellos mueren frente a las alturas de la Marañosa.

Los ataques contra Coberteras y el espolón de Vaciamadrid

mapa batalla jarama espolon vaciamadrid

Posiciones de ambos bandos en el espolón de Vaciamadrid al finalizar la Batalla del Jarama

Mientras que los ataques contra La Marañosa no consiguen sustanciosos avances, los republicanos logran progresar en el espolón de Vaciamadrid a base de un duro castigo artillero previo que, en algunos casos, llega a durar tres horas y reduce a escombros los dispositivos nacionalistas de defensa.

La artillería y los morteros rojos siguen el machaqueo de Vaciamadrid hasta el oscurecer, para que madure más el fruto hasta mañana. No andan descaminados, porque también los legionarios se sostienen a puro espíritu; hoy han caído más de sesenta […] de la 7ª Bandera, que está quedando en cuadro […]
A las 10 se produjo el asalto, rechazado por los legionarios maltrechos, que surgían de las ruinas de sus trincheras, como en una epopeya. Pero los asaltos se suceden… Closing QuoteJ.M. Gárate Córdoba

Durante el asedio, los ocupantes del espolón se mantienen de espaldas contra la escarpada ladera de estas alturas, debiendo evacuar a los heridos incluso colgados de cuerdas, a través de la pared de yesífera.

Durante los 5 días de combates, la 19 Brigada asaltó y tomó una parte del espolón de Vaciamadrid, como así lo demuestra la orientación de las trincheras que hoy se encuentran en el campo de batalla. Los mapas de uno y otro ejército corroboran esta hipótesis.