Quinta ruta de la Guerra Civil: vértice Valdeperdices

El grupo iniciando la marcha. Al fondo El Piul.

El grupo iniciando la marcha. Al fondo El Piul.

El pasado domingo, dia 1 de junio, convocamos a nuestros socios en una nueva edición de la marcha periódica que hacemos por alguno de los parajes que fueron escenario de la Guerra Civil Española.

Este año nos separamos ligeramente del Parque Lineal del Manzanares, acercándonos al mismo tiempo al término municipal de Arganda del Rey, donde nos sumergimos en uno de los múltiples frentes que tuvo la Batalla del Jarama: el vértice Valdeperdices.

Desde sus alturas se obtienen magníficas vistas del valle del Jarama, de la fábrica de la Marañosa, del vértice Coberteras, del antiguo Tren de Arganda (hoy Metro), o del moderno pueblo de Vaciamadrid (hoy Rivas-Vaciamadrid). Junto a él, el Espolón, hincado como una cuña, separa Manzanares y Jarama en un lugar cuyas lineas hoy son emblema del municipio y eterna controversia sobre su ocupación militar durante el conflicto.

Plano general de la Batalla del Jarama. Dibujo del Teniente Coronel López Muñiz superpuesto sobre cartografía actual.

Plano general de la Batalla del Jarama. Dibujo del Teniente Coronel López Muñiz superpuesto sobre cartografía actual.

En la Ruta planteada para esta ocasión tratamos de hacer un recorrido por uno de los hitos más significativos de la Batalla del Jarama, junto con el Pingarrón, la Casa de La Radio o la Colina del Suicidio.

PLANO DE LA 5ª RUTA GCE

Plano de la ruta por Valdeperdices y elementos del frente.

En Valdeperdices se confrontaron la columna de Barrón, ala izquierda del ataque nacionalista, que junto a la de Buruaga (centro) y la de Asensio (ala derecha), partieran el día 6 de febrero desde la línea inicial de la Carretera de Andalucía, hacia la Línea del Jarama, en la 1ª Fase, y al asalto de la Línea del Tajuña y Vértice Valdesemorial, en la 2ª Fase. La linea del Manzanares queda como flanco izquierdo de los atacantes, descolocando inicialmente al mando republicano, quien sospechó que la ofensiva tendría esta dirección.

Explicaciones a vista de valle y a pie del observatorio avanzado nº 2, obra de hormigón armado con zanjas de acceso y trincheras.

Explicaciones a vista de valle y a pie del observatorio avanzado nº 2, obra de hormigón armado con zanjas de acceso y trincheras.

Cruzado el Jarama y asegurado el Manzanares, los rebeldes se encuentran con un enemigo con reservas y lineas de suministro siempre escasas, rozando a veces lo épico, pero probablemente en mejores condiciones que las franquistas, que se quedan cortos en sus previsiones. La obstinada resistencia republicana frenó en menos de una semana el ímpetu inicial de los atacantes.

A partir del día 14 de febrero, aquello se convirtió en una lucha de desgaste, y ambos bandos fueron alimentando la batalla a duras penas, con los escasos recursos que pudieron ir captando en detrimento de otros frentes.

Puesto de Escuadra al que se accede por una linea de trincheras con puestos de tirador bien definidos, pese al paso del tiempo.

Puesto de Escuadra al que se accede por una linea de trincheras con puestos de tirador bien definidos, pese al paso del tiempo.

En realidad, el día 14, se daba por terminada la ofensiva oficialmente con orden de consolidar lo alcanzado, en tanto que las fuerzas republicanas pasaban al contraataque mediante acciones que llegaron a fines de febrero sin mayores resultados para mejorar la línea final del frente.

La lucha en Valdeperdices

Sobre un pequeño cerro, destacado por la planicie del valle del Jarama que allí mismo arranca, se instaló un puesto republicano avanzado. Recorrido en su superficie por numerosas trincheras, dispone en su interior de varias galerías dignas de una visita.

Sobre un pequeño cerro, destacado por la planicie del valle del Jarama que allí mismo arranca, se instaló un puesto republicano avanzado. Recorrido en su superficie por numerosas trincheras, dispone en su interior de varias galerías dignas de una visita.

Entre los días 13 y 14 dos regimientos de infantería y dos de caballería se lanzaron por el Camino de las Cabezuelas, saltando lomas desde el Monte de Pajares, a tomar el objetivo marcado: Valdeperdices.

Paradójicamente, hubo que detener a esta fuerza a 800 metros de su objetivo, ya que el resto de las columnas habían sido frenadas en sus respectivos avances, Casa de la Radio y Cota 700-Senda Galiana, y tanto Orgaz como Varela temieron que el avance en solitario pudiera ser estrangulado por los republicanos, desencadenando una ruptura del frente en ese punto.

Puede que de haber sido más audaces  y menos puristas en términos de estrategia y táctica militar, la toma de aquellas alturas hubiera precipitado el curso ulterior de la batalla en sentido favorable para los atacantes.

Desde el puesto de escuadra se tiene una visión muy buena del valle. Desde este punto se entienden perfectamente los avances, parones y retrocesos de la Batalla del Jarama

Desde el puesto de escuadra se tiene una visión muy buena del valle. Desde este punto se entienden perfectamente los avances, parones y retrocesos de la Batalla del Jarama

Pero, esto nunca se sabrá; se replegaron a la Cabezuela inmediata, en Valdeparaíso, y allí se asentaron las líneas nacionalistas a lo largo de varios islotes de resistencia hasta el final de la guerra, organizados como parte del Centro de Resistencia IX Porcal-Pajares.

Las posiciones visitadas constituyen los restos del dispositivo defensivo de las líneas republicanas confrontadas precisamente a las de Valdeparaíso.

La XI BI y la XII BI jugaron un papel fundamental en la defensa de estas alturas, a la par que otras Brigadas Mixtas españolas, en combates de encuentro, a caballo del monte y del llano, en un territorio harto irregular y poco proclive para ejercer una defensa eficaz.

En la ruta se pudieron ver restos defensivos y trincheras que seguramente se fueron consolidando tras la Batalla. Destacan un puesto de escuadra en una loma que se desliza hasta el valle, o las cuevas y refugios que aún se conservan bajo algunos cerros arañados en su superficie por trincheras que todavía parecen querer contarnos lo que allí sucedió.

6 thoughts on “Quinta ruta de la Guerra Civil: vértice Valdeperdices

¿Quieres dejarnos tu opinión?

Introduce tus datos. Tu email nunca se mostrará. Los campos marcados con * son necesarios.