Decálogo de nuestras rutas senderistas

Qué debes tener en cuenta cuando hagas una ruta
01-ruta-valdeperdices-fondo-piul.jpg

Ruta Socios

Las rutas aquí descritas lo son a título meramente indicativo. Cada excursionista es responsable de sus propios actos y de respetar el Patrimonio histórico y medioambiental y la legislación vigente.

Las excursiones son recursos excepcionales para comprender el entorno, su pasado y su papel en nuestra historia. Las cuencas bajas de los ríos Manzanares, Jarama y Tajuña son despensas históricas de gran importancia en Madrid, por lo que es imprescindible su respeto a todos los niveles.

Siempre que tengas oportunidad conoce estos espacios, pero respeta su entorno. Desgraciadamente es habitual ver excursionistas y ciclistas arrojando sus pequeñas basuras en cualquier parte. La propia Administración permite estos actos y otros de mayor trascendencia.

Por ello, nuestro decálogo asociativo exige lo siquiente:

  1. Seguir, en la medida de lo posible, el trazado de los senderos y no utilizar atajos, sobre todo en las zonas más sensibles a la erosión. Utilizar caminos públicos y, de no ser posible, pedir permiso.
  2. Recordar que es importante iniciar las salidas con suficientes horas de luz para que no nos sorprenda la noche.
  3. En marchas largas llevar siempre agua y algo de comer, nunca viene mal para reponer fuerzas. Además, el calzado y la vestimenta deben ser adecuados a la climatología y características físicas del recorrido. Comunique su posible recorrido a alguien y lleve algún sistema de comunicación (teléfono móvil).
  4. Cuidar el entorno, no arrojando basura ni desperdicios durante nuestro paseo. Los guardaremos en una bolsa y los echaremos en un contenedor a nuestra vuelta.
  5. No tirar colillas al suelo, además de contaminar (tardan mucho tiempo en degradarse), podemos provocar un incendio. Y por supuesto, no hacer fuego.
  6. Respetar a la población local y a sus propiedades. Cerrar los portillos en los cercados, puertas de las cabañas, refugios, etc.
  7. Respetar y no degradar la flora, fauna y cursos de agua. La naturaleza es la casa de muchos animales y a nadie le gusta que le molesten en su casa. La vegetación, fuentes y cursos de agua son sus habitaciones, despensas… no lo destruyamos ni ensuciemos. La belleza de un lugar es el resultado de todos los que hacemos uso de él.
  8. Disfrutar del silencio y la paz natural. La mejor música que hay es la que nos ofrece la naturaleza.
  9. Procurar ir a pie o en bicicleta, y dejar el vehículo a motor en casa. Es lo más ecológico y disfrutaremos más de la naturaleza. En caso de que nos acerquemos en coche a la zona, estacionarlo en los lugares indicados para ello o, en su defecto, donde menos molestias o impacto ocasionen, siempre fuera del Parque.
  10. Respetar y contribuir a la conservación de todos aquellos elementos culturales y naturales que forman parte de nuestro patrimonio

COROLARIO: El objetivo de este decálogo podría resumirse en un sólo hecho: dejar el lugar que visitas tal y como habría quedado si nadie hubiera estado allí.