Yacimiento del Ventorro

Introducción

Indice sección

Este yacimiento se encuentra en la carretera de Madrid a San Martín de la Vega, junto al lugar denominado El Ventorro, a unos 200 m de la margen derecha del río Manzanares.

Excavaciones

Entre diciembre de 1972 y febrero de 1973 el Instituto Arqueológico Municipal de Madrid realizó una excavación de salvamento en unos terrenos situados en esta zona conocida como el Ventorro. Dicha excavación se llevó a cabo ante la inminencia de unas obras que se iban a realizar en dicha zona.

Durante los trabajos, se descubrieron fondos de cabaña y restos de madera que correspondían a postes, aunque no en número suficiente para poder precisar la planta y la orientación de las cabañas.

Requesonera yacimiento el Ventorro
Requesonera

Los restos encontrados varían en función de la profundidad excavada. Así, en la parte más cercana a la superficie se encontró cerámica campaniforme , lisa, escasa fauna, e industria lítica de lascas.

Fragmento de barro cocido el Ventorro
Fragmento de barro cocido con impresiones asimétricas

Los hallazgos cerámicos se encontraban muy fragmentados, debido a la intervención de máquinas excavadoras tiempo atrás. Principalmente, se trataba de cuencos, ollas y vasos de paredes rectas. El color predominante era el marrón rojizo, frente a la cerámica negra.

Cabe destacar el hallazgo de fragmentos de vasos con orificios en toda su superficie que pudieron ser requesoneras.

La cerámica decorada no campaniforme es muy escasa, únicamente se encontraron algunos fragmentos con medios paréntesis, ungulaciones, líneas paralelas, incisas, etc. También se encontró un fragmento de barro cocido con impresiones asimétricas en ambas caras.

Conforme se iba profundizando, mientras los restos de cerámica campaniforme iban desapareciendo, aumentaban los restos animales y de industria lítica. Respecto a esta última, casi la totalidad de los restos encontrados eran de sílex, entre ellos cuchillos sobre lasca, hoces, raederas, percutores, puntas, raspadoras y perforadores, todo ello material bastante tosco.

Se encontraron abundantes muestras de una fuerte actividad metalúrgica, como demuestran por ejemplo las gotas de cobre halladas junto a uno de los crisoles con decoración campaniforme.

En cuanto a la fauna, se encontraron restos de cabras, ovejas, caballos, pequeños roedores y aves, todas ellas especies comunes en la zona, por lo que no sorprenden tales hallazgos.

Ocupación

Nos encontramos ante un yacimiento prehistórico de principios de la Edad del Bronce, en torno al año 1900 a. C., y que se encuadra dentro de la época cultural conocida como Campaniforme.

Los restos encontrados, junto con la intensa actividad metalúrgica que se desarrolló en el poblado, nos hacen pensar que se trató de un asentamiento de larga duración, aunque no ha sido posible determinarla con exactitud.

A pesar de esta incipiente industria, la base económica dominante seguía siendo la agricultura y la ganadería, cuya producción aumentó con el uso del carro y el arado.

Grupo de Investigadores del Parque Lineal del Manzanares (GIPL)